google-site-verification=3NoeKnCC4L5iczeVyWdHsbs0Oi8Kgd6SAChtTNLojvw SONRÍE

SONRÍE

"Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada”. William Shakespeare.

“Algunas veces tu felicidad es la fuente de tu sonrisa, pero a veces, tu sonrisa puede ser la fuente de tu felicidad”. Thích Nhất Hạnh (Monje budista Zen)

 

Sonreír oxigena tu cuerpo al vaciar el aire de los pulmones al respirar profundamente, regula el pulso cardiaco, relaja los músculos, aumenta la memoria, el pensamiento creativo y la resolución de problemas. Además mejora tus relaciones sociales, favorece la eliminación de pensamientos y emociones negativas.

 

La propiocepción es un sistema de doble comunicación entre el cerebro y el cuerpo.

 

En la sonrisa se producen dos vías posibles:

  • Cerebro-músculos, cuando algo te hace feliz el cerebro da la orden a los músculos de tu cara de que sonrían.

  • Músculo-cerebro, si sonríes aun no estando contento el cerebro recibe la información de que algo te está alegrando y siendo congruente el estado emocional cambia hacia el optimismo liberando más serotonina y endorfinas.

Esta retroalimentación está ampliamente documentada, siendo también valida en el caso contrario (si se inyecta Botox en las llamadas “patas de gallo” perdiendo la capacidad de sonreír con naturalidad aumenta la tendencia a deprimirse).

La sonrisa se asocia a la reducción del estrés al regular los niveles de adrenalina, cortisol y dopamina, además de disminuir la presión arterial; siendo esto una forma de proteger el sistema inmunológico. Además al reducir el estrés relaja la musculatura, mejora la circulación sanguínea y protege el corazón.

 

La sonrisa es una señal social al entorno de confianza y cercanía. Cuando sonríes se produce el efecto de devolución ya que las neuronas espejo inducen en el otro un cambio anímico positivo y asocian inconscientemente que tu presencia es beneficiosa. Este intercambio de emociones hace que puedas ser perdonado con mayor facilidad, ya que la empatía que se consigue con la sonrisa hace que los demás tengan la sensación de honradez y se reduce la hostilidad.

Cuando la tristeza nos invade, la capacidad de pensar disminuye y la memoria se vuelve quebradiza. La sonrisa hace que la producción de catecolaminas como la adrenalina, la noradrenalina y la dopamina (sustancias implicadas en mantener el cerebro más despierto, creativo y activar la memoria) aumente; pudiendo decir que si nuestro ánimo es positivo somos más resolutivo y creativos.

 

Algunos estudios asocian la sonrisa con la paz y el equilibrio que pueden aumentar el número de años vividos y que estos sean más felices. Así como que se tenga más éxito socialmente, incluso en el terreno amoroso. Quizás se deba a que sea más atractiva que un gesto negativo, una sonrisa invita a la comunicación, de hecho forma parte de los prototipos de belleza (La Gioconda de Leonardo da Vinci). Mejora la capacidad sensual, por lo tanto es una herramienta preciosa para comenzar un acercamiento o estimular a se produzca.

 

En resumen, la sonrisa es un gesto innato que la genética nos ha regalado para ser felices. Úsala siempre, recuerda, es gratis. Regálate una enorme cada mañana antes de iniciar el día y da a quien más quieras la última de la jornada.

 

SONRÍE por favor, todos seremos más felices si tú lo eres.

 

Psicóloga Luisa Belinchón Martínez