google-site-verification=3NoeKnCC4L5iczeVyWdHsbs0Oi8Kgd6SAChtTNLojvw Detenerse en el dolor.

Detenerse en el dolor

El dolor es un compañero cruel que matiza todo, hace que sea difícil sentir otra cosa que la búsqueda del alivio.

 

Cuando es constante hace que todo este entorno a él o a cómo paliar sus efectos.  Detenerse en el dolor hace que sea el centro de la vida, paraliza, te atrapa, alejándote de todo.Detenerse en el dolor.

 

Lo que el dolor físico o psíquico afecta a la calidad de vida de una persona es difícil de entender para otros si no lo sufre o está cerca de quien lo padece. Obstaculiza la vida mermando las fuerzas, la oscurece, todo pasa a segundo plano y solo se busca como dejar de sentirlo.

 

Pero también, detenerse en el dolor puede hacer que aprendas a convivir con él. Se convierte en un elemento cotidiano, que está presente pero no es la causa de tu parálisis. Aceptar el dolor, tiene ventajas: dejas de identificarte con él y pasa a ser un síntoma de algo, no el problema real; la búsqueda de la causa del sufrimiento pasa a ser lo importante.

 

Detenerse en el dolor, puede acrecentarlo. Pero también sirve para aprender a vivir con él, aceptarlo si no tiene fin o a reconocerlo cuando vuelve. 

Please reload

Entradas destacadas